Blog

Madre: causa y origen

A lo largo de los años, biografía tras biografía, hemos conocido a muchas madres. Todas y cada una de ellas han sido una pieza fundamental en la narración. Ya sea de un modo más extenso o más concreto, los protagonistas de nuestros libros se recrean de una manera especial cuando contestan a la pregunta ¿Cómo definirías a tu madre?

De todos esos retratos de madres, extraemos una palabra que las define a todas: Valientes.

A través de las vidas que hemos narrado en nuestras biografías, hemos conocido madres que se ocupaban de la casa, la tierra y la matanza; madres cómplices que callaban lo que sus hijos deseaban ocultar; madres que dejaron a sus hijos en manos de otros por extrema necesidad; madres que también tuvieron que ser padres cuando este faltó; madres que desafiaron a la naturaleza para traer a sus hijos al mundo; madres que tenían el don de multiplicar el tiempo; madres que sufrieron la pérdida de un hijo; madres que ejercieron sin serlo con todos los honores; abuelas que volvieron a ser madres con sus nietos…

Todas ellas son la causa o el origen de algo: nosotros.

 

 

A todos nos va moldeando la vida, pero son las madres las que, en el inicio, marcan con su batuta el compás que consigue incorporar con armonía todo lo que conforma nuestra personalidad. Por eso, cuando ellas faltan, la melodía se desentona. Pero ayer la canción era alegre, porque celebrábamos lo bueno que todas las madres que han pasado por nuestras páginas han dejado en sus hijos y en los que vinieron detrás.

Esperamos conocer a muchas más madres, nuestros personajes favoritos.

De Interés

Entérate de todo

Suscríbete a nuestro boletín para recibir todas las novedades.