Blog

La misión de Memoralia se cuela en las aulas de los Institutos

  • Aquel día los alumnos comprendieron porqué toda vida merece ser contada
  • Memoralia fue el tema de la prueba Oficial para la obtención del graduado escolar en el Principado de Asturias

Como todas las mañanas de lunes a viernes, los alumnos entraron en el aula y ocuparon sus asientos. Pero ese día aquello no iba a ser una clase más de Historia, repleta de hechos lejanos en el tiempo y que rara vez despiertan en ellos entusiasmo y las ganas de ampliar conocimientos. Viviendo en la era de la comunicación instantánea y global, aún tenían que aprender a «ver» la conexión de los acontecimientos expuestos con la época propia que a ellos les ha tocado vivir . Pero aquel día iba a ser recordado porque la profesora comenzó con un discurso que nada tenía que ver con el Imperio romano, la Edad Mediala revolución Industrial o la II Guerra Mundial.

“El objetivo de la Historia es preservar la memoria de lo sucedido, para conocer el pasado, comprender el presente e interpretar el futuro”, afirmó ella. Aquellas palabras súbitamente captaron la atención de una audiencia por lo general poco agradecida, que permaneció expectante ante las siguientes palabras de la docente. “Lo sucedido no se mide solo en función de grandes acontecimientos y personalidades relevantes; lo sucedido somos todos y cada uno de nosotros, porque cada vida forma parte de la Historia y la historia de un país es la suma de las historias de sus ciudadanos”. Pero ¿como demostrar semejante -y atrevida- tesis? Pronto la maestra sacó un as de la manga ante los expectantes alumnos que, por primera vez, se sentían involucrados tras escuchar que ellos son parte imprescindible de la futura historia de su país.

La educadora prosiguió su excurso aludiendo a una pionera editorial madrileña nacida cerca de una década con el objetivo de preservar la memoria individual, considerando como verdad  innegable que cada una de sus piezas es imprescindible para completar el puzzle de una nación y el engranaje de la historia colectiva que une a los compratriotas. De ahí que la historia de un país sea la suma de las micro-historias de los ciudadanos que lo integran y pueblan. Entended que «Los pilares del mundo son sus individuos particulares, cuyas vidas se despliegan en forma de historias concretas como la tuya o la mía, ¿lo entendéis?».

De este modo fue como los alumnos supieron lo que era Memoralia, y cómo hace ahora una década había abierto un surco en el mercado que rápidamente otros imitaron con mayor o menor tino  (para satisfacción de su alma mater, Jorge Escohotado, «quien a veces se ha definido como emprendedor shumpeteriano, adjetivo que viene del checo Joseph Alosi Shumpeter, un economista que ya estudiaréis los que lleguéis a la universidad y queráis conocer los inconvenientes del monopolio») . Os voy a decir algo que esta compañía afirma en un artículo firmado por el filósofo  Antonio Escohotado– a la sazón progenitor de Jorge- en su propia web de esta empresa madrileña, a ver si os ayuda a entender la idea: «La abnegación, la generosidad, la dulzura, el coraje, la honradez, la paciencia, el tesón y otras cualidades conmovedoras del corazón humano no son fruto de clase social o casualidad, sino hazañas rigurosamente individuales que enriquecen el nosotros formado por cada estirpe.»

«¿Lo comprendéis ahora, queridos alumnos, lo que quiero que entendáis es que en esta habitación hay futuros héroes anónimos que no necesitarán ser célebres para ser recordados y cambiar la historia de este país?» Acto seguido, la profesora entregó mesa por mesa unos folios impresos que traía preparados para la ocasión y pidió a sus alumnos que, por primera vez en sus cortas vidas, redactasen -y por sorpresa- un texto autobiográfico.

Aquel día, cada uno de esos alumnos adquirió conciencia del valor y trascendencia de su vida, las de sus padres, las de sus abuelos… y comprendieron que todas merecen ser vividas para después ser contadas. ¿De qué hechos habrían sido testigos sus antepasados? ¿Cuántos habrían podido ser protagonistas y quedaron finalmente en el anonimato? A partir de ese momento los pupilos descubrieron otra Historia que les resultaba muchísimo más cercana.

Así lo narraremos dentro de poco tiempo, porque Memoralia ya está presente en las aulas de los centros de enseñanza. La prueba es que en una pasada convocatoria del Principado de Asturias para la obtención del Título de Graduado o Graduada en Educación Secundaria Obligatoria, el tema principal de la prueba correspondiente a Lengua Castellana y Literatura fue Memoralia.

Nuestra empresa, gestora de la memoria del ciudadano común, fue escogida como eje principal sobre el que giraban las diversas preguntas que ponían el foco en la importancia de los recuerdos biográficos. Nacimos hace diez años con vocación de biógrafos de héroes anónimos, y nuestro trabajo no es otro que conservar testimonios vitales para que el paso del tiempo no los relegue al olvido. Cada vida que narramos refleja una época, un entorno, un cambio, una evolución…

Ahora somos conscientes de que vamos camino de convertirnos en un servicio público: preservar la memoria de un país a través de las memorias individuales de sus ciudadanos es la médula que lo vertebra.

De Interés

Entérate de todo

Suscríbete a nuestro boletín para recibir todas las novedades.