En nuestro último post iniciábamos la lista de diez títulos escogidos por Memoralia como las mejores biografías “no convencionales” de entre las más famosas. Ninguna de ellas corresponde a un prócer de nuestras sociedades, ni a un científico famoso, pero sus historias llegaron al corazón de todos, haciéndolas inmortales. Hoy terminamos con los cinco títulos que faltaban. Y seguimos animando a los lectores para que incorporen sus propios favoritos enviando un comentario al final de este artículo.

Manual de referencia para aprendices de escritor: Mientras escribo, Stephen King

Stephen King, memoralia«Si no tiene tiempo para leer, no tendrá el tiempo ni las herramientas necesarias para escribir». El mago de las historias de terror, el prolífico escritor de best-sellers despreciado por la elite intelectual, escribió este libro sobre su vocación y el oficio de escribir que se convirtió en un manual estudiado en todas las escuelas y talleres de escritura, por su carácter a la vez riguroso y práctico. Se compone de tres partes: la primera narra la infancia de Stephen King y su precoz interés por la escritura, que no dejó de practicar hasta el triunfo de su primera novela, Carrie. En la segunda, describe las herramientas básicas del oficio y expone sus opiniones personales sobre los elementos fundamentales de la escritura, los defectos del aprendiz de escritor, sus virtudes y secretos, trufadas de consejos y advertencias. La tercera parte concluye con el conmovedor relato de cómo su necesidad de escribir le estimuló para recuperarse de un accidente de tráfico que casi le cuesta la vida, sucedido en el año 2000.

 

El inquebrantable espíritu de una mujer en el infierno del Gulag: El Vértigo, de Evgenia GinzburgGinzburg, memoralia

Evgenia Ginzburg (Moscú, 1906-1977) escribió estas memorias para dar a conocer al mundo la tragedia del Gulag soviético, que como ella vivieron millones de rusos. Su testimonio refleja la vergüenza y el sentimiento de culpa que padeció al ir comprendiendo que  también ella -como militante entusiasta del partido comunista- había contribuido a crear aquel horror, aquella máquina de extermino del individuo. Casada con un miembro de la dirección del partido en Kazan y profesora de literatura en la universidad, en 1937 fue víctima de la masiva escalada de represión que desató Stalin contra los suyos, se la acusó de conspiración trotskista, fue expulsada del partido comunista y condenada a diez años de trabajos forzados en la remota y terrible región de Kolymá (Círculo Polar Ártico). Una vez liberada pasó varios años más en Siberia y no pudo regresar a Moscú hasta 1955. Ginzburg murió en 1977 sin poder ver publicadas sus memorias en Rusia, donde siempre fueron clandestinas (zamizat).

A lo largo de  800 páginas, Evgenia nos describe, peldaño a peldaño, su bajada a lo más profundo del infierno,  y cómo su prodigiosa memoria, que le permitía recordar tantos poemas y fragmentos de obras literarias, se convirtió en un escudo contra la locura, en aquel helado país de pesadilla. Cuenta también, con toda crudeza y  un bello lenguaje, su sórdida libertad como deportada… Pero, a pesar de todo su sufrimiento, no puede dejar de sentir el creciente peso de su responsabilidad en el calvario de millones de compatriotas. En el prólogo del libro, editado por primera vez en 1967 en Italia, Muñoz Molina afirma que las memorias de Ginzburg son “el relato de un viaje a los infiernos carcelarios del comunismo soviético, pero también, y de manera mucho más sigilosa, la confesión de alguien que ha aprendido algo sobre sí mismo y sobre su alma”.

 

Antropologo-Inocente-Nigel-Barley, memoraliaSinceridad no apta para hippies: El antropólogo inocente, de Nigel Barley

A finales de los años setenta, un joven antropólogo británico decide hacer un trabajo de campo sobre una ignota tribu de una remota región del Camerún. Allí comienza una hilarante historia sobre el extraordinario cúmulo de calamidades y penalidades que le ocurren durante su estudio, y sobre su paulatina comprensión de los verdaderos contrastes entre unas culturas y otras, bien distintas a todo lo aprendido antes. Contrastes y diferencias que, para los dowayos, convierten al antropólogo en un bicho rarísimo y digno de “estudio” ( “Yo les causaba muchísima gracia. Sacaban ‘fotografías’ con un cuenco roto y ‘tomaban apuntes’ en hojas de palmera. Por mi parte, procuré pagarles con la misma moneda: cuando me pidieron dinero les entregue solemnemente el tapón de una botella.” )

Narrado con un espléndido sentido del humor, derriba mitos como el del ¨buen salvaje”, o la “sabiduría natural” de los pueblos primitivos, ( “La mayoría de los remedios dowayos se basan en las tres plantas mágicas que se suponen efectivas contra todo tipo de infortunio, desde el adulterio hasta el dolor de cabeza”), y describe resignado la desconfianza que suscitan sus relatos sobre las costumbres modernas: (“No me llamaban nunca mentiroso, pero cuando trataba de hacerles tragar alguna falsedad particularmente flagrante como la existencia de trenes subterráneos o el hecho de que en Inglaterra no haya que pagar por las esposas adoptaban una peculiar expresión facial”).

Un libro que removió para siempre los cimientos de la Antropología.

 

Un paseo por el lado más salvaje de la vida: las Memorias de Keith Richardsmemorias_keith-richards, memoralia

«Era el gran lord Byron; era un demente, era un depravado y era peligroso conocerlo» (frase de Nick Kent, crítico musical)

Asombrosamente, el guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards, consiguió  llegar con lucidez suficiente a la edad de escribir sus memorias. Nadie daba un euro por él desde hacía muchos años dada su leyenda negra (verídica), que en este libro, finalmente se confirma. Aquí cuenta su perdurable amor al abuso de todo tipo de sustancias ilegales así como de las que se venden en farmacias; sus múltiples encontronazos con autoridades y policías de diferentes países; su pacto de sangre con el otro maldito, Mick Jagger; sus amoríos, romances y amores de verdad; las extenuantes sesiones de grabación que precedían a sus éxitos musicales; y, por fin, la no tan apacible vida rural de sus últimos años en una mansión de Connecticut, sin renunciar aún a casi nada. Un ejercicio de honestidad, no exento de buen humor y sin pizca de arrepentimiento.

“Era el momento en que mi cuerpo era un verdadero laboratorio, porque entraba de todo, todos los fármacos imaginables. Durante años me sentí solo y hasta los años 80 vi que la muerte estaba muy cerca. No me pude recuperar durante 30 años”, reconoce Richards.

 

el lute, memoraliaCamina o revienta, de Eleuterio Sánchez

Este libro de memorias de un pequeño ratero atrapado en la trituradora de la justicia franquista -que llegó al nº1 de ventas en varios países europeos, fue llevada al cine, e inspiró un disco de platino de Boney M-, es mucho más que el trepidante relato de las increíbles aventuras de Eleuterio Sánchez, El Lute. También es un retrato magistral de la la sociedad de finales del franquismo, así como de la voluntad indestructible de un hombre cuyo amor a la libertad pudo con todos los obstáculos. Escapó dos veces de la cárcel, en fugas espectaculares y difíciles, superando una y otra vez cercos férreos y búsquedas exhaustivas de la guardia civil, solo y desarmado, confiando únicamente en su inteligencia, su instinto y una gran resistencia física. Sabía que sólo tenía dos opciones: caminar o reventar. Y El Lute eligió caminar. Hoy en día es abogado y padre de familia, y un ejemplo vivo de coraje y constancia. Las hazañas de este “bandolero” pertenecen ya al folklore de nuestro pueblo y a su memoria colectiva.

No son más que diez títulos, un pequeño elenco entre cientos de miles, de la importancia de este género –el autobiográfico- en la historia de la literatura. Y en Memoralia no nos cansaremos nunca de promocionarlo.

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn14Share on Facebook0