Nació en el 28. Segundo de 4 hermanos. Vivió la guerra, el hambre, el secuestro de su padre. Hizo la mili en la marina. Conoció a mi abuela. Se la trajo de París para casarse con ella.
Vinieron a Madrid y el ingreso en la policía.
Trabajo en todo lo que salía. Estudio de noche. Formó una familia. Perdió a su única hija. Y sigue sonriendo.
Quizá no suene a nada excepcional. Pero una charla con mi abuelo te muestra que lo es.
La lucha por vivir, por ayudar a todo el que puede. El superar las dificultades sin pesimismo.
Siempre una risa. Una anécdota.
Una persona de las de antes.
Una persona q facilita la vida a todo el que tiene cerca. Que jamás se queja.
Que lucha y enseña a los suyos a luchar.
La educación. El respeto.
Los valores.
No todas las vidas son iguales. Y no por las grandes cosas que hagas. Si no por todas esas “pequeñas” cosas que hacen tu vida y las de las personas q t rodean diferentes y mejor
Todo el q habla de mi abuelo habla bien. Y con una sonrisa en la cara. A pesar de ser una persona con un fuerte carácter.

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Share on Facebook0