Pienso que la vida de mi padre merece ser contada porque desde el día en que nació ha sido un luchador. En la actualidad tiene 70 años, muy vividos, con muchas experiencias, incluida la de la inmigración a Francia a la edad de 17 años, que fue una auténtica aventura digna de escuchar. Es una persona muy luchadora, muy trabajador, y un emprendedor nato. Son tantas las historias que tiene en su haber, que rellenarían no sólo un libro, sino alguno más.

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0Share on Facebook0